El pensamiento visual significa aprovechar la capacidad innata de ver y descubrir ideas que de otro modo serían invisibles, desarrollarlas rápida e intuitivamente y luego compartirlas con otras personas de manera que puedan entenderlas de forma inmediata.”
Dan Roam.

El ejercicio cotidiano de visualizar una idea y plasmarla en imágenes me llevó a trabajar en talleres de coaching, brainstormings, convenciones o mesas redondas. Dibujando en directo, ya sea en una pizarra, una pared forrada de papel, flipcharts o en una tablet con un proyector.

Nuestro cerebro retiene y aprende de manera mucho más efectiva por medio de imágenes. Al igual que en un juego, las ideas complejas pueden ser explicadas con imágenes sencillas.

“Mi tarea es traducir toda la información de una charla, de una presentación o una conferencia, sintetizando su significado por medio del dibujo en directo y creando así un relato visual. Utilizando diferentes recursos gráficos, represento los conceptos de manera clara”.